SALUD DIGESTIVA

Recomendaciones para una buena salud digestiva

El acelerado ritmo de vida actual genera estrés y falta de tiempo libre. Estas
situaciones repercuten sobre la salud y, a menudo, alteran el ritmo intestinal.
La consecuencia más inmediata y común es el estreñimiento.

Que es consecuencia de unos hábitos dietéticos incorrectos, falta de ejercicio, uso de
fármacos y malos hábitos intestinales en la mayoría de los casos, esto se debe
a factores dietéticos, falta de ejercicio, uso de fármacos y malos hábitos
intestinales.

La educación en la alimentación es fundamental para el bienestar digestivo los
alimentos como la fruta, las legumbres y las hortalizas, junto con los
alimentos integrales, aportan la fibra necesaria es conveniente la toma diaria
de leches fermentadas con Bifidobacterias, que han demostrado su eficacia en el
control del tránsito intestinal y el bienestar digestivo.

Además de reconducir el ritmo vital, un paso clave para evitar y tratar el estreñimiento es revisar la alimentación y detectar si se consume la cantidad de fibra adecuada.

Los criterios de dieta equilibrada recomiendan el consumo de entre 25 y 30
gramos al día de fibra.

La Pirámide del bienestar digestivo recoge una serie de consejos
higiénico-dietéticos claves para mejorar la salud del aparato digestivo y
prevenir cualquier molestia, como el estreñimiento, la hinchazón y el dolor
abdominal y los incómodos gases.

Cada día: fruta cruda, verduras y cereales integrales. La cantidad recomendada de fibra se puede conseguir sin dificultad si la dieta es rica en productos vegetales. el consumo diario de fruta cruda, mejor con piel, (siempre que esté bien lavada), en la ingesta de verdura en forma de ensalada o cocida y en la elección cada día del pan, la pasta y el arroz integrales.

Como consejo diario propone también una o dos unidades de leches fermentadas con Bifidobacterias, han demostrado su eficacia en el control del tránsito intestinal y el bienestar digestivo.

Las leches fermentadas con Bifidobacterias han demostrado ser eficaces en el control
del tránsito intestinal.

Consumir fruta de temporada es una buena opción: las tres raciones (150 g por ración) de
albaricoques (2 o 3), melocotones, cerezas (un puñado), fresas, peras o
manzanas de temporada proporcionan cerca de 10 gramos de fibra, un tercio de la
cantidad recomendada.

El día que se coma menos fruta fresca, se compensará con un puñado de frutas desecadas
(higos secos, ciruelas secas, uvas pasas, orejones), alimentos que en tan poco
peso (25 g), proporcionan la cantidad equivalente de fibra de una ración de
fruta fresca.

Los iniciados en los productos integrales pueden comenzar a tomar a diario el
pan integral y escoger los cereales de desayuno más naturales y con más fibra,
al igual que las galletas. Es fácil acostumbrarse a comer la pasta y el arroz
integral, ya que enseguida se notan los efectos positivos en el aparato
digestivo, como la mejora en la evacuación y menos hinchazón y molestias.

La Pirámide se sostiene en el consumo abundante de líquidos de las maneras más naturales, como el agua, las infusiones o los caldos vegetales. El aumento en la cantidad de fibra de la dieta se ha de acompañar siempre con la ingesta suficiente de líquidos,
con el fin de que la fibra no se compacte y provoque el efecto contrario, es
decir, un endurecimiento de la masa que agrave el estreñimiento.

Cada dos días: legumbres y frutos secos. Ambos alimentos son destacados por su elevado contenido de fibra y por su compendio nutritivo (fitosteroles, proteínas vegetales, minerales, grasas insaturadas en el caso de los frutos secos…), que los hace inmejorables para potenciar la salud a través del cuidado del aparato digestivo.

Se aconseja comer legumbres varias veces por semana (cada dos días) hervidas en lugar de guisadas. El remedio será aún mejor si se mezclan con verduras y no se acompañan de ingredientes grasos, como morcilla, tocino y chorizo.

El consumo regular de frutos secos es un buen remedio para mejorar la salud del
aparato digestivo por su riqueza en fibra.

Respecto a los frutos secos, la FEAD propone el consumo de estos alimentos ricos en fibra entre horas, mezclados con el yogur o en ensalada.

Algunas ideas para incorporar los frutos secos a la alimentación cotidiana son:
añadirlos a los cereales del desayuno, elegir panes con frutos secos, agregar
un majado de frutos secos a recetas de arroz y pasta, preparar dulces que los
incluyan, como bizcochos, magdalenas, frutas asadas o compotas. Resulta
delicioso el pan tostado untado con crema de frutos secos, como la de
cacahuete, o el tahini, la pasta de semillas de sésamo.

El estreñimiento es uno de los males digestivos más comunes. No obstante, el uso de laxantes sin criterio médico o dietético puede provocar el efecto contrario al que se pretende y, en lugar de prevenir o tratar el estreñimiento, agravar sus consecuencias.

Hay numerosos grupos de laxantes: formadores de masa, emolientes, osmóticos,
estimulantes de la movilidad intestinal, derivados de azúcares o laxantes por
vía rectal, entre otros. Para cada uno de ellos, el especialista es quien dará
las indicaciones precisas y marcará las dosis y duración del tratamiento en
cada caso.

Además, sus efectos secundarios son remarcables. Algunos provocan dependencia, de
manera que el estreñimiento se agrava cuando se dejan de tomar o si se toman en
menor cantidad a la habitual. Otras veces, su consumo da lugar a efectos
secundarios, como dolor abdominal, náuseas, flatulencia o heces líquidas.

Desde la FEAD, a través de la imagen gráfica de la Pirámide del bienestar
digestivo, se traslada el consejo de no tomar nunca laxantes si no están
indicados de forma expresa por el médico especialista.

La Pirámide da el mismo valor a los consejos sobre alimentación que sobre estilo de vida activo. Por ello, a la par que se recomienda que la dieta de cada día sea rica en productos vegetales, se aconseja caminar mínimo 30 minutos diarios y ser activos en todas
las ocasiones que se tengan durante la jornada.

Esta idea podría materializarse si se opta por subir las escaleras en lugar de coger el ascensor, caminar hasta el trabajo, ir a pie a hacer las compras o a recoger a los niños a la escuela, etc. el ejercicio físico debería formar parte de la vida cotidiana de cualquier persona, de manera que es preferible andar en bici, correr o nadar poco tiempo, pero todos los días, en lugar de practicar alguna
actividad esporádica entre semana.

Del mismo modo, la regularidad al ir al baño se consigue si, como hábito, se reservan 10 o 15 minutos después de las comidas para este fin.

Por el Dr. Evelio Ramírez F. (Cuba)

Colaboración: Francisco Javier Mesén (Costa Rica)

Acerca de Shaliaj

Soy de Costa Rica, Tengo 42 años de edad. Soy Benei Noáj & Evangélico. Amó a Di-os, a Israel, amo al pueblo judío, celebro Shabbat, ademas estudio Toráh.
Esta entrada fue publicada en ALIMENTACIÓN y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s