RAZONES SOCIALES DEL DENGUE

RAZONES SOCIALES DEL DENGUE

Una pandemia mundial de dengue/dengue hemorrágico epidémico empezó en Asia sudoriental después de la segunda guerra mundial. En los últimos 30 años del siglo XX, la frecuencia y la magnitud de las epidemias de dengue/dengue hemorrágico aumentaron extraordinariamente cuando el principal mosquito vector,

Aedes aegypti y los virus que causan el dengue/dengue hemorrágico, ampliaron su distribución geográfica a nivel mundial. Esta epidemiología cambiante fue causada por varios factores demográficos y sociales, incluyendo el crecimiento de la población humana, la urbanización, el transporte moderno y la falta de un programa eficaz de control de mosquitos Ae. Aegypti en los centros urbanos tropicales del mundo. 

El dengue/dengue hemorrágico es la arbovirosis más importante en los seres humanos, con más de la mitad de la población del mundo que vive en las áreas de riesgo. Cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hay de 50 a 100 millones de infecciones por dengue, 500.000 casos de dengue hemorrágico y al menos 21.000 defunciones, siendo el dengue/dengue hemorrágico una de las enfermedades tropicales emergentes/reemergentes más importantes entrando en el siglo XXI.

Según se ha demostrado por las tendencias epidemiológicas, la prevención y el control de la transmisión del dengue ha fracasado en los últimos 30 años. No hay ninguna vacuna contra el virus del dengue y no se han desarrollado programas eficaces para controlar mosquitos y para prevenir la transmisión epidémica en la mayoría de los países del mundo con endemicidad del dengue.

En cambio, se ha hecho hincapié en la vigilancia de la enfermedad y la respuesta de emergencia usando aerosoles para el control del mosquito adulto. La vigilancia es deficiente en la mayoría de los países con endemicidad del dengue y la respuesta siempre ha sido “demasiado tarde y demasiado poca” para impactar la transmisión del dengue.

Por lo tanto, pocas o ninguna epidemia se han prevenido usando este enfoque, y la enfermedad se ha seguido propagando constantemente.

Sin embargo, se puede lograr un control efectivo de Ae. Aegypti con un enfoque integrado que se dirija a la fase acuática (larva y pupa) del mosquito. Esta especie se eliminó en la mayoría de los países tropicales de América durante los años cincuenta y sesenta, previniendo eficazmente tanto el dengue epidémico como la Fiebre Amarilla.

Lamentablemente, estos programas fueron disueltos a comienzos de los años setenta después de que se había logrado tener éxito. Este cambio fue seguido por la reinvasión rápida de Ae. aegypti en la mayoría de los países tropicales americanos, poniéndolos en alto riesgo para el dengue epidémico.

En los tiempos modernos, sólo Cuba y Singapur han tenido éxito para controlar el Ae. Aegypti. Lamentablemente en el mundo de hoy de la urbanización no controlada, especialmente en los países tropicales en desarrollo, no son factibles los métodos “de arriba para abajo” usados con éxito en el pasado debido a la falta de recursos.

Una ciudad de 10 millones de personas tendrá aproximadamente 2 millones de hogares que necesitarían visitarse semanalmente y verificar la presencia de los mosquitos; esto sencillamente no es factible. Es más, los programas verticalmente estructurados del pasado no tenían ninguna sostenibilidad. Esa sostenibilidad sólo vendrá mediante la participación comunitaria en los programas de control de mosquitos.

O sea, las personas que viven en esos 2 millones de casas deben asumir la responsabilidad de la inspección semanal y el control de Ae. aegypti en sus hogares y los alrededores. La sostenibilidad requiere que este sea un programa constante que nunca concluya mientras exista una amenaza de la transmisión del dengue epidémico.

El control de Ae. aegypti, por consiguiente, debe ser un programa de ordenamiento del medio ambiente.

Hace dieciocho años, se iniciaron algunos programas integrados, basados en la comunidad para el control de Ae. aegypti. El enfoque fue educar a la comunidad acerca de la enfermedad del dengue y cómo prevenir la transmisión del mismo al controlar el principal vector, Ae. Aegypti, en el ambiente doméstico.

Muchos de estos programas fueron altamente exitosos al educar a la comunidad acerca del dengue y su prevención. Lamentablemente, el conocimiento acerca del problema de la enfermedad no resultó en la acción de prevenir la enfermedad.

Por lo tanto, aunque las personas en muchos países con endemicidad del dengue son muy versadas en la enfermedad, no toman ninguna medida para controlar el mosquito y prevenir la transmisión.

Un problema ha sido la falta de asociación y apoyo del gobierno a estos programas. Un éxito sostenible para el control de Ae. aegypti requerirá de una asociación activa entre los organismos de salud del gobierno y las comunidades.

El problema principal con el control es que no hemos usado la movilización y comunicación social eficazmente para convencer a las personas para que adopten o mantengan las conductas de tal manera que puedan prevenir la cría de Ae. Aegypti en sus hogares y los alrededores.

Por Dr. Evelio Ramírez F. (Cuba)

Colaboración: Francisco Javier Mesén (Costa Rica)

Acerca de Shaliaj

Soy de Costa Rica, Tengo 42 años de edad. Soy Benei Noáj & Evangélico. Amó a Di-os, a Israel, amo al pueblo judío, celebro Shabbat, ademas estudio Toráh.
Esta entrada fue publicada en ENFERMEDADES y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s